Te esperamos en casa

La campaña “Te esperamos en casa” tiene como enfoque la relación entre vivienda y salud.  Dirigida a niñas y niños que están en tratamiento contra el cáncer, plantea la recaudación de fondos para la adecuación y mejora de sus viviendas para facilitar su recuperación y disminuir los riesgos de enfermedades asociadas cuando retornan a casa luego de realizar los tratamientos.

 

La campaña busca atender las necesidades habitacionales de 30 niñas y niños en las ciudades de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz. La meta para la primera etapa, hasta junio de 2017, es atender seis casos (dos por ciudad), involucrando el aporte de empresas, organizaciones y voluntarios. En esta acción, se trabaja en conjunto con organizaciones oncológicas para identificar los casos prioritarios y realizar la evaluación técnica y social.

 

Casos en Cochabamba

 

Alaín Corani (5 años)

Alaín, sus dos hermanos y su mamá migraron de la comunidad de Sacaca (Potosí) a Cochabamba hace ocho meses, cuando al niño le detectaron un tumor maligno próximo a su cadera. Guadalupe pensó que el viaje sería temporal, pero la quimioterapia y curaciones que le tienen que hacer a Alaín han cambiado todo el proyecto de vida de la familia y Guadalupe ha perdido el trabajo que tenía en su comunidad.

La casa donde viven está ubicada en Villa Ánimas, lejos del centro donde atienden a Alaín y sin acceso a transporte público. El terreno y la vivienda pertenecen a la mamá de Guadalupe. No tiene baño ni ventanas. El piso de tierra tiene efectos adversos contra su salud, por lo que usualmente pasa las tardes en una casa vecina que tiene piso de cemento, donde puede jugar sin riesgos con sus hermanos y otros niños. A insistencia suya, ha empezado a asistir a la escuela desde febrero de este año con el entusiasmo por aprender e interactuar con otros niños.

 

 

Franco Meneces (5 años)

Franco fue diagnosticado con un cuadro de leucemia en 2014; desde entonces, su mamá intenta equilibrar su tiempo entre trabajar vendiendo quesillos para poder pagar una parte del tratamiento y acompañar a su hijo en el hospital. Luego de cada sesión de tratamiento, Franco corre el riesgo de contraer infecciones asociadas debido a las condiciones precarias de la vivienda que comparte con 10 personas de su familia.

El lugar donde vive no tiene servicio de alcantarillado y el baño es un pozo séptico. Los pisos son de tierra, su abuela cocina en unas pequeñas hornillas dispuestas en el patio, lugar en el que habitan también vacas, pavos y otros animales que son el sustento de la familia. Las condiciones en las que vive Franco lo exponen a contraer enfermedades infecciosas muy peligrosas en medio del tratamiento en el que está. A pesar de ello, Franco y Nancy ponen todo su esfuerzo en vencer a la enfermedad.

 

¡Cada aporte suma!

 

¿CREES QUE TODOS MERECEMOS UNA VIVIENDA ADECUADA Y SALUDABLE? ¡ACTÚA!