Blog

A partir de la firma del convenio entre Hábitat para la Humanidad Bolivia y BancoSol, el compromiso de aportar a la estabilidad de familias emprendedoras a través del mejoramiento o ampliación de sus viviendas comenzó sus acciones en el distrito 9 de la ciudad de Cochabamba, lugar seleccionado como piloto del proyecto de vivienda productiva que prevé ampliarse. En este marco, se comenzó a socializar el proyecto en las OTBs y juntas vecinales, alcanzando hasta ahora las zonas de Alfa y Omega, Villa Israel, Pampa San Miguel, Bolívar y San Silvestre, donde se logró conversar con más de 500 vecinos y vecinas que tuviesen un pequeño negocio o emprendimiento funcionando en sus viviendas.

 

Además. HPHB participó en una reunión de las dirigencias del distrito, informando a más de 200 dirigentes para coordinar las visitas en sus barrios, ampliando las posibilidades de acceso a una mejor vivienda y a los componentes de desarrollo comunitario y asesoramiento constructivo que se plantean desde la organización.

 

La atención a las familias interesadas del distrito 9 se realizará en la sucursal de BancoSol de la avenida Panamericana. Allí se les ofrecerá información y asistencia sobre los requisitos para acceder al mejoramiento de su vivienda por medio de un crédito, además de comprometer las acciones de desarrollo comunitario trabajadas desde el enfoque social de la organización. Al respecto, la responsable de desarrollo comunitario Deysi Oropeza afirmó que el proyecto “permitirá que las familias accedan a una vivienda adecuada y desarrollen capacidades sobre uso y mantenimiento de la vivienda. También se fortalecerá el liderazgo y la organización comunitaria de familias emprendedoras que se dedican a diversos oficios como la artesanía, mecánica y confección, entre otros”.

 

En el marco de la campaña “Te esperamos en casa”, que busca mejorar la condición de vivienda de niños y niñas con cáncer, Hábitat para la Humanidad Bolivia realizó la entrega de la primera vivienda refaccionada en Santa Cruz para la familia de Juan Luis Vargas (5 años),  este viernes a las 10:00. Desde el mes de noviembre, gracias al aporte de la ciudadanía, empresas como Itacamba y Monopol, así como la brigada de voluntarios que llegó desde Canadá, se realizó el mejoramiento de la vivienda, con la refacción de las habitaciones de la familia, y la construcción de una cocina y un baño que faciliten las condiciones asépticas para beneficio de toda la familia y, sobre todo, para que Juan Luis no contraiga enfermedades asociadas a las condiciones de vivienda durante su tratamiento.

 

 

“Me siento muy feliz, ahora tengo una vivienda digna. Mis hijos siempre me decían: “mamá, ¿cuándo será que vamos a tener una cocina, cuándo tendremos baños como los vecinos? Eso me ponía triste porque para mí eso era imposible”, expresó Lucía Juaniquina cuando las obras de su vivienda estaban en los últimos detalles.

 

Más allá de la vivienda física, luego de la entrega se continuará con el proceso de desarrollo comunitario para reforzar los buenos hábitos respecto a temáticas de vivienda y salud, mantenimiento de la vivienda y educación financiera. Para ello, se trabajará con toda la familia durante varios meses, realizando los talleres, el seguimiento y el apoyo respectivo. Lo importante para Hábitat Bolivia es entregar no solo una vivienda sino también fuerza, estabilidad y autosuficiencia en trabajo conjunto con las familias.

 

La historia de Juan Luis

Juan Luis vive con su mamá y sus cuatro hermanos, en el Barrio el Quior, zona del mercado Los Tajibos. Sus dos hermanos mayores (de 24 y 17 años) son quienes mantienen el hogar con trabajos ocasionales en el mercado, ya que desde que al niño le diagnosticaron un tumor cerebral, Lucía Juaniquina, su mamá, ha dedicado todo su tiempo a la recuperación de Juan Luis.

 

Juan comenzó su tratamiento hace un año y ocho meses; desde ese entonces, ha sido intervenido quirúrgicamente en múltiples ocasiones.  La vivienda donde vivía consistía de dos habitaciones en obra gruesa; la primera habitada por él y su mamá, mientras que en la otra se acomodaban sus cuatro hermanos (24, 17, 12 y 9 años). El baño no tenía condiciones adecuadas, además que la cocina era al aire libre. Todo esto afectaba a su salud, ya que era muy difícil mantener la limpieza.

 

 La próxima vivienda a mejorar

En los próximos días se iniciará el mejoramiento de la vivienda de Maisha Velásquez, niña de siete años que afronta el tratamiento contra una leucemia linfoblástica aguda. Maisha, su madre y su hermana viven en un cuarto cedido por su abuelita en el Barrio San José, Cumavi y 8vo anillo. El dormitorio que acoge a las tres cumple también la función de cocina, escritorio y sala de estudio. Por ello, el dormitorio está abarrotado de las pertenencias de la familia y los enseres domésticos, dificultando aún más la movilidad de Maisha quien camina con dificultad debido a que ha perdido la fuerza en sus piernas a causa de la enfermedad.

 

Carol Arteaga, la mamá de Maisha, así como la abuela y la hermana están comprometidas en la recuperación de Maisha; realizan grandes esfuerzos para poder solventar el tratamiento y dar a Maisha las mejores condiciones físicas, médicas y emocionales.

 

 

Las viviendas ya entregadas

En la ciudad de Cochabamba se entregaron tres viviendas mejoradas para las familias de Alaín Corani – cinco años (+), Franco Meneces – seis años y Valeria Miranda – doce años.

 

¿Cómo puedes ser parte?

 

Categorías

¿CREES QUE TODOS MERECEMOS UNA VIVIENDA ADECUADA Y SALUDABLE? ¡ACTÚA!