Vivienda y hábitat

Según el estudio “Un espacio para el desarrollo: los mercados de la vivienda en América Latina y el Caribe” del 2012:

 

  • Una de cada tres familias de América Latina y el Caribe, —un total de 59 millones de personas— habita en una vivienda inadecuada, construida con materiales precarios, o carente de servicios básicos.
  • Casi dos millones de las tres millones de familias que se forman cada año en ciudades latinoamericanas se ven obligadas a instalarse en viviendas informales, como en las zonas marginales, a causa de una oferta insuficiente de viviendas adecuadas y asequibles.
  • Datos de 18 países de la región indican que más de dos tercios de las familias de Nicaragua, Bolivia, Perú y Guatemala habitan en viviendas deficientes.
  • A pesar del progreso registrado en los últimos años, la falta de acceso a servicios de infraestructura básica sigue aquejando a muchas familias de la región, 21 % de las cuales carecen de electricidad e instalaciones sanitarias.
  • 12 % de las viviendas son de materiales de construcción inadecuados.
  • 6 % tienen piso de tierra o condiciones de hacinamiento, que suelen ser nocivos para la salud.
  • 11 % de las familias carecen de un título de propiedad libre de defectos sobre la vivienda que habitan.

 

En Bolivia, de los 10.059.856 habitantes registrados en el último Censo Nacional de Población y Vivienda del año 2012, el 67,5 % residen en áreas y centros urbanos. Si bien las tres áreas metropolitanas del país: La Paz, Cochabamba y Santa Cruz concentran la mitad de la población total del país (46,7%) de acuerdo a los datos inter-censales 2001-2012 los centro menores e intermedios han presentado las más altas de crecimiento urbano, constituyéndose en centros urbanos estratégicos para la consolidación de sistemas urbanos funcionales en el desarrollo e integración de las regiones.

 

Si bien existe un crecimiento poblacional a nivel de los centros urbanos, según el informe del Estado Plurinacional de Bolivia para la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas, el crecimiento de las manchas urbanas es irregular con incipiente control municipal, donde prima la especulación y encareciendo el suelo urbano para el acceso a vivienda.

 

En Bolivia, según datos del INE, CNPV de 2012:

 

  • Déficit cuantitativo: 167 299 viviendas.
  • Déficit cualitativo: 1 176 738 viviendas.

 

¿CREES QUE TODOS MERECEMOS UNA VIVIENDA ADECUADA Y SALUDABLE? ¡ACTÚA!